jueves, 16 de octubre de 2008

IMPOSIBLE MÍMESIS

Leocadio me ha dicho: “Ven, que no te vamos a hacer nada”, y entonces han caído sobre mí como la marabunta para arrebatarme el bocadillo aunque hambre es lo último que tienen, y alguna voz que ya se me hacía irreconocible ha repetido lo de “bajadle los calzoncillos y escupidle, y echadle un puñado de arena”. Por suerte todavía no se sabe de ningún caso con semejante profanación. Salvo las ballenas asesinas que bolean pingüinos por puro entretenimiento, hasta la peor jauría pone límites a la humillación de sus víctimas. Lo han dicho en un documental del Discovery Channel mientras bien camuflado en mi casa, sin abrir la puerta a nadie, esperaba que mamá volviera de fregar interminables escaleras y papá de la obra en la que retuerce hierros sin voluntad.

2 comentarios:

jesusort. dijo...

Empieza muy bien.
Acaba muy bien.

Enmedio, no sé, me parece que hay una voz intercalada, una voz que no es la del protagonista narrador, sino la de otro...

Pero me vuelve a emocionar.
Felicidades.
J.

José Cruz Cabrerizo dijo...

El protagonista repite lo que ha visto en el Discovery Channel, en un intento de dar verosimilitud a su discurso, complejo. Pero claro, si tengo que explicarlo, algo falla ahí. Gracias por tu comentario, maestro.

Un abrazo.