lunes, 4 de enero de 2010

EL RELATO BREVE DE CIENCIA FICCIÓN TAMBIÉN EXISTE / WALLADA, UNA NOVELA PARA LEER SIN PRISAS


En plena vorágine/campaña navideña se me olvidó citar la reseña que en la edición del 28/12/09 de La Biblioteca Imaginaria http://www.labibliotecaimaginaria.es/ dediqué al libro de relatos de Greg Egan editado por el grupo editorial AJEC http://www.grupoajec.es/ que desde la ciudad de Granada se especializa en el a veces maltratado y olvidado género de ciencia ficción. En ocasiones le profesamos un miedo excesivo, y para combatir ese temor injustificado nada mejor que acometer la lectura de este libro, cuyos mínimos "excesos" científicos no impiden que el lector se quede con la historia. Relatos hechos para la reflexión, además de para pasar un buen rato.




La Biblioteca Imaginaria inaugura el 2010 incluyendo dos reseñas sobre obras de escritores de la tierra que dan muestra de la buena salud literaria de que goza la ciudad de Granada. Mi interés podría parecer puramente adulatorio si tenemos en cuenta la amistad que me une a ambos autores, pero la calidad de las obras está para ser contrastada, y las editoriales que las avalan estoy seguro que se han guiado por criterios de rentabilidad literaria y no por amiguismo. Al menos concédanle a estas empresas el beneficio de la duda.

Páginas de Espuma, que ya lleva diez años en esto del relato breve y el microrelato, sacó a últimos de 2009 "La máquina de languidecer", del microrelatista Ángel Olgoso. Esta obra reseñada por Cristina Monteoliva.

Paréntesis editorial, la obra que yo reseño: "Horas para Wallada", novela para ser leída sin prisas, y que desvela en esta primera, al sólido novelista Miguel Ángel Cáliz.

Raúl Rubio Millares e Iván Alonso ponen el resto, otras dos reseñas que no debe perderse.

1 comentario:

Angeles dijo...

Olgoso, Neuman, Cáliz, Zapata... Granada sola puede exportar lo que toda una región de España. Y luego se quejan del peso andaluz que lucen todas las antologías del cuento. ¡Serán envidiosos!